sábado, febrero 24, 2007

Los mejores alfajores

Corría el mes de Diciembre de 1998, en el último año de la carrera, a casi 3 meses de obtener mi licencia de 007, era un día normal en la Emergencia de Ginecología en mi Hospital o sea que había demasiada gente, estábamos evaluando gestantes entre la obstetriz, el externo y yo, y en eso llega una señora joven que ya estaba con trabajo de parto.
-A ver señora, échese-
La señora se recuesta en la camilla, le tomo la presión, la frecuencia cardiaca, la respiratoria, está con el termómetro, la examino rápido y me voy a la barriguita, el feto esta en cefálico (la cabeza hacia abajo) y los latidos están normales (unos 144 por minuto), las contracciones aun no están muy fuertes y tampoco están tan seguidas. Hasta ahí todo normal.
Lo siguiente es evaluar el cuello del útero, el grosor (borramiento) y la dilatación, al llegar ahí encuentro algo extraño, el cuello está dilatado unos 5 cm. pero además noto algo más que está en el borde del cuello y la cabeza, algo de más consistencia, y un poco duro… y late.
¡EL CORDON!!!!!!!
Sentí muy claramente como mi cara cambió de mi habitual color a un pálido queso, mientras volteaba y miraba a la obstetriz, ella me miró y me pregunta que pasa, y yo tratando de guardar la mayor serenidad le digo en tono un poco bajo…
-Este… tengo un prolapso de cordón aquí.-
-¡Quédate ahí
!!!-
La obstetriz dejó lo que estaba haciendo y llamó por teléfono al residente en sala de partos, el externo comenzó a preparar a la paciente que no entendía nada de lo que pasaba, y yo…
Yo tenía que quedarme con la mano adentro de la paciente.
El prolapso de cordón umbilical es una emergencia obstétrica que debe ser resuelta quirúrgicamente de inmediato, en este cuadro el cordón se coloca por alguna razón entre el feto y el cuello del útero, de manera que al momento del parto el bebe presiona con la cabeza o con la parte de su cuerpo que esté hacia abajo su propio cordón y obviamente corta su propio suministro de sangre y oxigeno, lo cual lo puede llevar a la muerte en poco tiempo.
La solución es la extracción del feto por cesárea de inmediato.
De manera que en ese momento no te queda otra que levantar las piernas de la señora, y con la mano debes empujar la cabeza del feto y tratar de evitar que presione el cordón, mientras alrededor todos están como locos, el residente explica en un minuto la situación a la paciente lo mejor que puede, no creo que la señora haya digerido una palabra, lo más seguro es que solo haya entendido que hay que operar porque sino el bebe se muere, y hay que pasar a la paciente a la camilla para llevarla a sala… y tu sigues con la mano adentro.
El residente jala la camilla casi corriendo, tu también corres mientras llevas el extremo de los pies con una sola mano, no puedes por nada del mundo bajar la presión sobre la cabeza del feto, y así llegas a sala de operaciones.
La técnica, que por esos azares del destino es la hermana de mi vecina, me mira y mientras me pone el mandilón, el gorro y la máscara lo mejor que puede, me dice que por nada del mundo levante la cabeza y que me quede agachado, me pone otro mandilón encima de todo (es que es buena gente)
Llego al quirófano envuelto como un tamal salvo por mi brazo derecho, que sigue presionando al feto, el anestesiólogo está listo, coloca la anestesia epidural (en la columna) y le dice al ginecólogo que puede empezar, el residente me dice: -Ya tigre, abajo, y quédate ahí hasta que te diga-
Así que me agacho y me quedo de cuclillas abajo, han separado las piernas de la paciente para que pase mi brazo, el resto de mi existencia esta debajo de todo, de los campos estériles, y de las pinzas para sujetarlos.
En 10 minutos el bebe está afuera, siento como la presión de la cabeza desaparece de mis dedos y el cordón ya no esta, escucho el llanto, el pediatra se lleva al niño, saco la mano y sin embargo debo seguir abajo, porque detrás mío esta la instrumentista, los asistentes están a mis lados y por ultimo todo a mi alrededor esta lleno de agua, yodo, jabón y demás líquidos, además todo por arriba de mi cabeza esta estéril.
Debo quedarme abajo.
Así transcurre una media hora en que suturan todo, el útero, el peritoneo, el músculo, la aponeurosis, tejido celular subcutáneo, ya están más tranquilos.
Al rato, se escucha la voz del ginecólogo.
-Ya tigre, sal de ahí, con cuidado-
La técnica me hace un espacio para salir por ahí, la gente me mira y obviamente no pueden aguantar la risa, no cualquiera se queda con la mano ahí adentro como media hora y luego espera media hora debajo de una mesa operatoria.
Pero no era esa la única razón por la que se reían.
Aparentemente al momento de colocar los campos, hubo por ahí un huequito, y todo el yodo, agua y demás líquidos se filtraron por el huequito.
Y ese huequito estuvo a mi altura durante toda la cirugía.
Mire el mandilón, parecía un lienzo abstracto, el segundo mandilón parecía un grabado, y no solo era eso, el gorro también había pagado pato.
Tuve que cambiarme y darme una ducha en sala, por suerte la técnica me consiguió otro juego de sala de operaciones y con eso salí a seguir atendiendo, cuando regresé a Emergencia, ni el externo ni la obstetriz se pudieron aguantar la risa, ya les había llegado el chisme de mi multicolor salida de debajo de la paciente, y es que un Hospital es como un pueblo chico, las noticias llegan mas rápido que uno.
Al terminar mi turno conversaba con una amiga del caso mientras caminábamos al paradero y lo primero que me dice es que como se habrá sentido la señora que pasó por toda la emergencia a vista y paciencia de todo el mundo con una mano metida adentro de ella.
Y la verdad es que no me había puesto a pensar en eso, yo estaba mas preocupado en tener la mano en la cabeza del enano (obvio) y entre otras cosas, que no me echen yodo en el pelo, pero no me di cuenta que esa situación era tremendamente incómoda para la señora, sea cual fuera la circunstancia.
Al día siguiente fui a ver a la paciente antes de comenzar mi turno, le habían traído al bebe y ambos estaban bien, me reconoció, le pregunté como estaba, conversé con ella un rato y me atreví a preguntarle si no sintió muy incomoda aunque intuía la respuesta.
Me dijo que fue muy incómodo pero sabía que era necesario, y sabía que yo me había quedado abajo de ella toda la cirugía, porque no se quedó dormida, que escuchaba las risas y que me vio con el mandilón lleno de colores, y que también le pareció gracioso.
Luego de conversar un poco mas, vi mi reloj y me despedí, me esperaba la emergencia y si llegaba tarde también algún castigo seguramente, y la señora al despedirse me agradeció por la visita y por preguntarle precisamente sobre ese punto, me preguntó mi apellido y se lo di.
A las dos semanas, yo ya estaba rotando en sala de partos, donde así nomás no entra nadie y generalmente la obstetriz no deja pasar ni al aire, me avisan que hay un señor preguntando por mí.
Era el esposo de la señora, me comentó que ella y el bebe estaban bien, que su esposa me enviaba saludos,
él viajaba por trabajo y se molestó en bajarse en la carretera de regreso para traerme "un encarguito" el mismo día que lo compró y sacó de su maletín una bolsita, me la entregó con un gracias y se retiró, era un paquete de alfajores de Sayán.
Mientras los compartía con el externo, la obstetriz y el residente de aquel día, me di cuenta de cuan afortunados somos al poder despertar este tipo de sentimientos en gente que apenas nos conoce, y que deja lo mas preciado que tienen en nuestras manos, su vida y la de los suyos.
Yo he comido alfajores de Sayán muchísimas veces, sin embargo, cosa curiosa, talvez fueron las circunstancias, pero en ese momento sentí que eran los mejores alfajores que había comido en toda mi vida.

21 comentarios:

Danza Invisible dijo...

Mira, una madre en ese momento entiende todo. Si me hubiera pasado a mí, me hubiera importado un pepino que me vean o no... lo importante es salvar al bebe.

Lo demás son gajes del oficio.

Buen trabajo, chinito :-D!!

Kat dijo...

me he quedado absolutamente sorprendida por la facilidad que tienes para describir tan concretamente las cosas que te suceden...

No es una cualidad que tengan muchos escritores. Felicitaciones.


No soy madre y no sé qué es dar a luz. Pero, en base a lo experimentado por mi madre y familiares y conforme a lo que sé, lo que dice Danza si es cierto...

Saludos

Anónimo dijo...

Awwwwwwwwwww
Mi Namcito que lindo :)

Oye que linda historia, de imaginarte ahi abajo por media hora con la mano mentida en la senhora y despues de eso media hora mas para que te dejen salir, sorry pero de verdad me causo gracia... jiji

Oye no se te adormecieron las piernas :P ?

Un besote!!

Pd: Yo tb quiero alfajores!!!
Oopss habia olvidado que se prepararlos (H) jijij.


MUaMuaMUaMUaMAU!!!

alfredo dijo...

jajajaj

"namcito lindo"

Bien Nam

Bueno, me hicieron pensar, en que a mi se me adormecen las piernas y los brazos si es que no me muevo... en fin una complicacion

Nunca habia escuchado del prolapso y tiene sentido todo lo que cuentas nam

Que buena historia, pero por favor no me menciones los alfajores nuevamente que me tomo un avion para JAPAN para agarrarte a golpes

NO VES QUE NO TENGO ALFAJORES a miles de kilometros a la redondaaaaaaaaaaa?

noooooooooooooooooooooooooooooo

te matoooooooooooooooooooooo

Elizabeth P.R dijo...

algunos pacientes se pasan un poquito de la raya, a mi me regalaron: 2 whiskys Something Special, 1 JK negra, no recuerdo cuantas cajas de bombones, peluches, donas, pollo a la brasa, galletas, cafecitos, muñequita de porcelana, llaveritos, mas chocolates, 1 recuerdo de Ayacucho, el sandwich especialidad de San Antonio de entonces, lapiceros, gaseosas, etc etc no recuerdo , pero siempre traia cosas a la casa.

Y recuerdo mucho la vez que caminando por los pasillos del Reba me tope con una paciente gestante y su esposo que como me vieron de blanco me pidieron ayuda porque no podian tramitar su consulta Adicional de Obste, y habian sido peloteados 1000 veces, frustrandonse, super tristes, no pude decir no, viendo a la paciente con su pancita triste, preocupada, aparte eran casi las 2pm, asi que les hice el favor que me costo 1 hora de mi valiosa tarde de trabajo de interno (tiempo valioso cuando tienes que recojer placas y hacer miles de cosas porq te crucifican al dia siguiente o, tu paciente se muere ese mismo dia), Asi q les consegui la Cita adicional y su HC del sotano, luego de rogar a la gente q ahi trabaja porq tmpoco es facil a pesar de ser "trabajador" del hospital ..y cuando regrese a ellos super cansada con el sudor en mi frente porq era verano y con hambre .. su esposo saco una bolsa con 2 gaseosas heladitas y una empanada deliciosa, pero mejor que eso fue ver sus caras de agradecimiento y de alivio inmenso. inexplicable lo que se siente haber ayudado a alguien.

Anónimo dijo...

Pase a saludarte...
Un besito Nam.

Mua!

Dragón del 96 dijo...

Ja, por un moment pensé que trataria de algo no medico este post, y no veia la hora de leer sobre como comparabas la situacion con un alfajor, pero realmente me quedo sorprendido de todo lo que tuviste que pasar por salvar la vida al niño. Como sea... al menos disfrutaste el alfajor.

Y supongo que tu foto como linezo humano quedo bacán! Jajaja. Otra cosa... "tigre?"... ja! Me dio risa, pes.

Slaudos.

Chalo dijo...

La licencia de 007 es algo que me ha dejado sumamente preocupado.

Carmen dijo...

Más que los regalos materiales (que también son buenazos)...son las bendiciones que te deben mandar todos tus pacientes...ósea debes derrochar algo así como toneladas de energía positiva, ja.
Saludos,

Yola dijo...

A veces los médicos hombres no entienden del pq tanto agradecimiento pq dicen que para eso estudiaron... pero hay que ser madre para saber la gratitud que se siente ante personas tan especiales cómo ustedes, más aún cuando se presentan complicaciones durante el parto.
Yo tengo 3 hijos y 3 cesareas, mi primera hija venia con la cabecita en el grado más alto hacia atrás... hubo mucho sufrimiento por parte de las dos y muchísimo miedo por mi parte de sólo pensar que aquella vida que llevé por casi 9 meses en mi vientre.... podría no ser ahora la mujer de 18 años, estudiante universitaria y muy linda por cierto :)
El agradecimiento que se siente por ustedes es infinitamente grande.
Espero hayas disfrutado tus alfajores.
Saluditos :)

Anónimo dijo...

Andas full chamba... pucha
como ya te dije esos ratones te estan haciendo chambear harto no???

Jejeje...

Oye nos vemos en el oscurito.

jaaaaaaaaa!!

Un besote Namcito!



Mua!

Ana Lucía dijo...

todo lo que tuviste que hacer para salvar la vida del nino ;o))))))
todo un orgullo peruano, caray, sabes a la hora que lei alfajores, me provocaron tantoooooooooooo, no pense, que se trataria de una historia asi.!!
Sera por eso que no me animo aun , por nada a tener un bebe..encima aca en Alemania, que todas dan parto normal..quieras o no..que traumaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!
saludosssssssssssssss

Anónimo dijo...

Un dia mas....
un dia mas :P

Estrellalos bien fuerte

Uno a mi nombre por favor :P


Un besote!!
Mua!

El perro andaluz dijo...

El haber hecho bien tu trabajo es ya una recompensa en si pero si además te permite comer los alfajores más ricos de tu vida, mejor aun. La del par de chelas estuvo genial, pensé que había comentado pero no encuentro mi cacharro.
Un abrazo.

Mi Angel, Mi Diablo dijo...

Que lindo post .. y definitivamente demasiado bien escrito, E.R se queda chiquito contigo, a ti si te entendi :D
Te felicito por la labor que haces, y la paciencia al estar AHI (ya tu entiendes) jiji.
Un besote, me quede pegadaza a tu post realmente. Salu2 :*)

El Espejo de Sarah dijo...

Me hiciste recordar un momento parecido cuando estaba en el internado y uno de los R1, que todo el mundo lorneaba, se había quedado en sala de partos con uno de los internos. El resto de internos y residentes estaban reunidos en el salón contiguo en medio de una presentación de casos, cuando derepente, este R1 toca la puerta educadamente y la abre. El Residente que estaba exponiendo le hace una mueca y le señala con la mano que espere. El R1 levanta su dedo indice (como en la escuelita del chavo) pidiéndole permiso para hablar y pidiéndole que se acerque. Nadie le hacía caso. Sin embargo, ante la insistencia del R1 y las dos gotas de sudor que empezaron a bajar por su frente, otro de los R se acercó y le susurró al oído que "es que creo que hay un prolapso de cordón...". Obviamente, ya te imaginas lo que fue en ese momento... Ahora es una anécdota ya que el final fue feliz para la madre, el bebé y los residentes.

Anónimo dijo...

Oye!

1. Pase a saludarte.

2. Sorry x lo de la manhana, estaba jato.

3. Yeeeeeeeeee

4. Ahora me toca a mi.

5. Estoy "queseada"


Mua!

Enrique dijo...

Hola NAM:

Hoy por primera vez he leido tu blog y me hace recordar experiencias que tuve como Residente de Nefrología del Loayza (1993-1997) asi que quizás me hayas conocido. Sigue contando tus experiencias y seguiré siendo un lector tuyo. Un saludo ENRIQUE

Ursula dijo...

Realmente le salvaste la vida al pequeñito, y yo creo que cualquier madre supera el roche que sea con tal de que su hijito nazca bien...
Que tal anécdota Nam, así que media hora con la mano adentro y media hora debajo de la mesa, ja ja!!! Bien merecidos esos alfajores entonces!!

saludos!

Maria Elena dijo...

Que linda la historia Nam!!! Defibitivamente tus has vivido cosas maravillosas en el Cayetano, pero como tu dices, el carinho de la gente ya sea en forma de alfajores, humitas, quequitos, quesito o lo que nos hayan regalado, o simplemente el GRACIAS con sinceridad, valen quedarse mil horas debajo de la paciente, jalando el higado, o la vejiga bajo la sialitica etc etc... que lindo tu relato...como extranho esas cosas aqui caaramba!

Anónimo dijo...


Cantando el jayjay jipi jay...

MUa!


Nos leemos Namcito.