jueves, noviembre 09, 2006

Reunión de laboratorio

Luego de un pequeño receso debido a un episodio respiratorio viral que me dejó en reposo absoluto algo más de 3 días, puedo centrar un poco mis ideas y relatar lo acontecido en mi esperada reunión comentada en los posts previos.
Llegué puntualmente, 5 minutos antes de la hora, esperaba ver un tumulto de gente como en otros seminarios, sin embargo lo que veía era gente que parecía esperar a alguien, mas de veinte personas, todas vestidas iguales, esperando en fila, a ambos lados del pasillo, no sabía si reírme o continuar caminando, opté por lo segundo, uno de ellos, el primero, se me acercó, y me dijo que pase a la mesa para registrarme, al parecer me conocía aunque yo no recordaba haberlo visto, al registrarme solo había una gran hoja donde escribí mi nombre en caracteres japoneses de arriba abajo según me indicaron, y me dijeron que pase al salón.
Al entrar, observé que solo había un grupo de mesas dispuestas en U orientadas hacia el ecran, y en las mesas, letreritos con los nombres de cada uno de los participantes, solo había 12 letreritos, y resulta que el amigo que me queseó y yo éramos los únicos que tenían una expectativa de vida mayor de 40 años en todo el grupo, el cual, en su mayoría era, lo que en buen peruano llamamos gente de peso.
El expositor se presentó, era el experto que había descubierto la molécula asociada a Ezetimibe, y mientras hablaba, parecía que contaba una historia, con detalles mas, detalles menos, pero muy bien elaborada, que aumentaba la curiosidad, aún para los que habían leído sus publicaciones, de saber como desarrollaron sus técnicas, qué se encontró, y cuales son los nuevos hallazgos que aún no se han publicado y que se presentarán esta semana en el Annual Meeting de la American Heart Association, su presentación fue realmente muy buena.
Al finalizar, sin embargo, tenía las mismas dudas que al principio, así que decidí preguntar, pero gente de otra universidad se anticipó y lo acribilló con preguntas, casi todas con el mismo tenor que las mías; las respuestas, sin embargo, fueron poco satisfactorias en el sentido que no hay investigaciones en células hepáticas, que los modelos animales que pueden ser usados son perros, cerdos, y monos (los cuales son carísimos para investigación), aunque no hay mucha evidencia al respecto, y que los resultados adicionales como la reducción de la hipertrigliceridemia y el aumento del HDL encontrados en seres humanos son resultados de ensayos clínicos, en otras palabras, son hallazgos que no tienen aún explicación y no han sido estudiados.
Hice un par de preguntas acerca de las propiedades de la molécula en mención, pero las respuestas tampoco fueron contundentes.
En otras palabras, de Ezetimibe se sabe que te baja el LDL colesterol, el colesterol total, que no tiene efectos secundarios graves, se sabe que actúa en el intestino y su posible receptor ha sido identificado, el resto son especulaciones y teorías a medio trabajar.
Luego de aquella reunión, mi profesor se acercó y me dijo que ya que no hay nada sólido (en otras palabras, ya que nadie sabe nada) íbamos a iniciar un experimento con células hepáticas y otro con modelos de ratones con aterosclerosis acelerada, y me pidió que diseñe un protocolo para iniciar los estudios en menos de 2 meses. Eso fue durante la cena, la cual estuvo muy bien, era un buffet muy grande para 12 gatos, vino a discreción y pude conversar directamente con el experto, y aunque no pude sacarle mayor información, me dijo que las ideas estaban bien, que su grupo también está trabajando en eso, pero noté que no decía todo, obviamente ya debe haber algún avance en esa investigación, después de todo, ellos son los expertos en el tema y se supone que están un paso adelante.. se supone, y con lo que observé hoy la competencia es fuerte.
Es curioso, pero durante la cena tuve un momento de abstracción, aquí estaban cardiólogos venidos de todo Japón invitados a una reunión bastante importante, todos con diferentes objetivos aparentes, algunos por investigación, otros por docencia, otros para evaluar la parte clínica, sin embargo lo que me quedaba claro después de todo era que la mayoría venía no para enterarse de las cosas, sino para figurar, y para intentar mejorar las relaciones con el laboratorio farmacéutico, me refiero a que el orden de sus objetivos era diferente del que podría esperarse, al menos del que yo podría esperar.
Al finalizar la cena, fuimos con mi Jefe, mi amigo y otros médicos a otro sitio, según acostumbran los japoneses, en buen cristiano “a seguirla”, esta vez le pregunté a mi profesor si el también tenía esa opinión, me dijo que para él las cosas eran claras, no es el dinero lo que le preocupa porque como médico en Japón ya tiene dinero, sino que la investigación es importante, porque es para los pacientes, que al fin de cuentas son la razón de todo esto, pero que hay otras personas que, no por dinero sino por figurar, por status, intentan acercarse a los laboratorios, para obtener mayores relaciones e influencias, y que la investigación se la dejan a los mas jóvenes, aquellos que todavía tienen ideales y ganas de hacer bien las cosas.
Es interesante ver como funciona esto, en el Perú, los laboratorios te atraen a través de protocolos, cargos dentro de su administración, vas trazando tus hilos de influencias y mejorando tu poder adquisitivo, a veces incluso dejas la parte asistencial y te dedicas finalmente a eso, es decir, te mueve el dinero. Pero que pasa cuando ya tienes plata, como aquí en Japón, seguramente para algunos será igual ya que “nunca es suficiente”, pero para otros el poder es más fuerte que el dinero, el manejar una institución reconocida, estar a la cabeza de un grupo muy fuerte intelectualmente, son por lo visto razones muy atractivas para estar aliado a los grupos farmacéuticos grandes.
Y es interesante porque es seguro que esta gente, en su mayoría, al estar estudiando medicina nunca imaginó que podían llegar a actuar de esa manera, y las circunstancias fueron cambiando su escala de valores y su manera de pensar, no digo que sean malas personas, porque no es cierto, pero talvez hayan perdido en el camino un poco la esencia propia de esta profesión y la misión que nos encargó la sociedad al tomar esa responsabilidad.
Con algunas pequeñas diferencias, en todos lados se cuecen habas.

3 comentarios:

Laura Hammer dijo...

(No tengo nada que decir, solo vine a leer porq me interesa el blog y la narración, pero no tengo ganas de decir nada. O sea, no sé para que rayos te comento..., a lo mejor es para figuretear y decir "Yo Te Leo"..bahhhhhhh, ya me contagié del modus operandio de los bloggers en general)

Anónimo dijo...

Tienes mucha razon en lo que escribes. Conoci un buen pediatra (neumologo) en el ISN (fue uno de los profes de nuestra U.) que fue invitado a participar por MSD en un protocolo de un medicamento contra el asma en ninhos, ya ni me acuerdo el nombre. Fue muy criticado el hecho de realizar estudios en ninho,s fue un escandalo me acuerdo que lo sacaron hasta en la prensa. Luego salio del ninho (donde ya no era buen visto por sus colegas, todos hablaban a sus espaldas) y entro a trabajar en MSD (un favor?), la cosa es que alli lo volvi a a encontrar como manager general en este caso de un protocolo clinico para el cual indirectamente trabaje sobre una vacuna contra el HPV ... osea bien poco pediatrico su tema...Se le subieron los sumos hasta no se donde y a mi solo me dio pena, porque cuando fue mi profesor en el ISN de neumo-ped. lo admire y luego me di cuenta de que por la plata bailaba el mono. Creo que salio de MSD tambien. Ojala haya conseguido algo mejor.

Nam dijo...

Laura: Jajajaja, si, a veces pasa que uno se contagia, es la moda.

Maria Elena: Creo saber de quien me hablas, y fue tambien mi profesor en mi externado e intenado en el Niño, sabia que habia salido pero no sabia las razones. La vida te da sorpresas.