viernes, noviembre 17, 2006

Dios es Peruano

-Senora, está el Doctor??-
Eran las 10 de la mañana de un día cualquiera en mi Posta Medica en el SERUMS, en mi tierra del olvido (Laura Hammer dixit), y se oye la voz de una chica, preguntándole a la enfermera por mi.
-Si, ahí esta, ¿Qué pasa?-
-Es que la M esta de parto-
Escucho eso, agarro una mochila, mi mini equipo de parto, me encomiendo a los 500 santos y salgo.
¿Por qué me encomiendo a todos los santos? Por una razón muy sencilla.
En sitios como éste donde la presencia de la civilización, al menos en salud, es muy reducida, y el acto médico se reduce a regalar pastillitas para la fiebre, atender niños, hacer campanas de prevención y extender certificados de defunción (en serio, así es el Perú profundo), que te llamen para un parto, algo que desde tiempos inmemorables ha estado en manos de la partera del pueblo, o de un familiar, es porque la cosa esta bien brava, por decir lo menos.
Mientras caminaba hasta la casa de la gestante, a una hora de distancia a pie, la chica, que era su prima, me fue contando lo que paso.
Resulta que la señora, como la mayoría de los pobladores de la zona, tiene una casa en la sierra, en otro pueblo del que ella es natural, el embarazo se lo controla allá, con la partera del pueblo y en la posta para que le pongan sus vacunas y le den algunos víveres por los programas del MINSA. Pero pasa la mayor parte del tiempo en la ceja de selva por su chacra, donde solo la veía una comadre que es una de las parteras locales, y en los últimos meses al parecer le fallaron las cuentas, no regresó a su pueblo natal a tiempo y el día anterior a mi llamado entró en trabajo de parto, la comadre la fue a ver, y le dijo que todavía faltaba para el nacimiento, al día siguiente en la mañana, le dijo que algo no estaba bien, y que mejor llamen al Doctor, o sea a mi, en otras palabras, …me queseó.
La casa es de esas que están construidas sobre unos pilares de madera para evitar los problemas de la lluvia y el desborde del río, al subir me encontré con una imagen que nunca he podido borrar de mi memoria, por lo bizarra e inesperada.
La señora, gestante, estaba parada en el centro de la casa con una soga de unos 5 cm. de diámetro amarrada en el abdomen, el otro extremo estaba atado a una viga en el techo exactamente sobre ella, e intentaba pujar en esa posición jalando hacia abajo con todo el peso de su cuerpo hasta llegar a la posición de cuclillas, antes había escuchado que la gente en las zonas rurales de la sierra suele dar a luz de esa manera, pero además, habían por lo menos 6 familiares, jalándola hacia abajo y pujando con ella.
Cuando me vieron llegar, me repuse rápidamente del shock de la escena y examiné a la señora, era peor de lo que me temía, no solo estaba con trabajo de parto muy avanzado, sino que el bebé estaba en transverso (de costado), con presentación de mano y encima ya presentaba lo que en medicina conocemos como sufrimiento fetal, que significa que no llega suficiente oxígeno al feto, lo cual si se prolonga, es bastante grave. La indicación en ese momento es de operar con una cesárea de emergencia. Comuniqué a la familia, que querían que la opere ahí (se malea la gente), y aunque de interno había tenido algo de 5 cesáreas yo solo (claro que con R3 mirando), esto era otra cosa pues, les dije que había que llevarla al Hospital, que queda a dos horas en auto si hay suerte.
Debo haber rezado bien, o perdido uno de mis tres deseos ese día, porque justo a 45 minutos el único poblador cercano que tenia un vehículo estaba en su casa porque era su día de descanso, subimos a la paciente al carro, y en el camino pasamos por un control del ejercito (zona de emergencia pues) y el soldadito muy terco nos quería hacer bajar para enseñar nuestros documentos (y eso que el salvaje este me vio con mi chaqueta blanca y mi estetoscopio y controlando a la señora), le enseñé mi DNI desde la ventana, y le dije que conocía al capitán, y no se que mas vainas, y que nos deje pasar, al final atracó, y llegamos al Hospital, donde, por supuesto no hay ginecólogo, así que el cirujano y yo entramos a sala con la señora, hubo suerte, la bebe aunque nació algo deprimida por falta de oxigeno, se recuperó en poco tiempo, y la mama no se complicó.
Al poco tiempo ocurrieron dos cosas, la primera fue que contrataron a una obstetriz para mi posta, porque entre la enfermera y yo no nos dábamos abasto para ver a todas las gestantes, así como detectarlas, y la segunda fue que la hermana de la paciente fue a reclamarme que porqué había llevado a su hermana al Hospital, que tuvo que vender su televisor (a pesar que al pueblo no llega ninguna señal) para sacarla de alta, que demasiado gasto, y demás cosas extrañas que prefiero olvidar, recuerdo que le dije que eso se lo diga a su hermana, a lo que me respondió que mejor se hubiera muerto porque así no costaba tanto, ante tamaña respuesta solo me fui para no faltar a mi juramento hipocrático de preservar la vida de la gente (para no ahorcarla ahi mismo).
Varios meses después, una semana antes de regresar a Lima, estaba en la moto regresando de ver un paciente y pasé por la casa, encontré a la pareja de esposos y a la bebé, me dijeron que estaban bien y me agradecieron por aquella vez, la hermana estaba también, pero apenas me vió, desapareció en la chacra.
Luego de despedirme de ellos me puse a recordar el episodio, y a pensar que hubiera pasado si ese día yo me hubiera ido de campaña, si el vecino no hubiera estado de descanso, o si el soldado hubiera seguido terco en sus órdenes.
Concluí que encomendarse de vez en cuando no hace daño, y recordando a esta señora a veces pienso que la gente que dice que Dios es Peruano no esta tan fuera de lugar.

9 comentarios:

El Espejo de Sarah dijo...

Las cosas increibles que pasamos en el SERUM.

Lo bueno, es que todas esas experiencias nos ayudan a construir el futuro que queremos tener.

alfredo dijo...

porque no la ahorcaste

que se joda hipocrates

jaaaaaaaaaaajajaja

ta madre las cosas que has pasado compadre

Ana Lucía dijo...

que increible relato..
si pues, asi es "el Peru profundo" y que bueno que estuviste alli, en el momento indicado, yo creo que Dios, hace las cosas por algo!!
Me encanto este relato, me hizo recordar, las cosas que pasan en MI PERU :o)

Nam dijo...

Gracias por los comentarios

Sarah: Asi es, las cosas increíbles que nos pasan, y eso que esta es solo una de varias.

Alfredo: Jajajajaja, realmente en ese momento si queria que se joda, porque la mujercita me lo dijo con una sinverguenzería (para no poner la lisura que sería lo mas apropiado en este caso), si hubiera sido hombre la cosa era distinta.

Ana Lucía: Así es, eso mismo fue lo que me dijo una amiga cuando le conté lo sucedido "Dios hace las cosas por algo". Lo de Dios es Peruano me lo dijo el cirujano con quien entré a sala una vez que terminamos la cesárea. Que bueno que te haya traido recuerdos de la patria.

Maria Elena dijo...

Tienes razon, convencida: DIOS es peruano. Te cuento que yo nunca hice SERUM, justamente por ESAS razones.:-S

silamud dijo...

ompletamente, compadre, yo soy R4 en un hospital de la capital y si la gente supiera que somos como Mc Gyver que hacemos un cateter venoso centra de una sonda de alimentacion, un tubo de torax de una sonda rectal y cuando no hay guantes a pelo nomas examinas.y encima si se complica por que evidentemente no tuviste las condiciones para trabajar como lo hace en cualquier lugar de la tierra civilizada:NEGLIGENCIA MEDICA!!!!, con reportaje incluido, viejita llorando, imagenes del finado con musica triste de fondo e imagenes tuyas con musica del exorcista de fondo.Tenemos nuestros bestias en el gremio ,para que negarlo;pero al cesar lo que es del cesar, si luego de una guardia con peleas con la enfermera que prefiere escribir en la historia que brindo comodidad y confort antes de pasarle dopamina a tu paciente,luego de explicar a 10 familiares cada uno (del mismo paciente),que su papa con ICC,IRC,Cirrosis,no estaba bien y por eso se murio( Claro que para ellos llego caminando),de poner de tu plata para comprar la medicina de la viejita que no tiene nada,de recordar que no te van a pagar la guardia extra por que el hspital esta en auteridad, si despues de eso permaneves cuerdo al dia siguiente y cool para segui trabajando, definitivamente !!!DIOS ES PERUANO!!!!!!!

Nam dijo...

Asi es Silamud, si la gente supiera cuantas veces te la juegas sin ninguna garantia de exito, que usamos alambres de luz en vez de guias para tubo endotraqueal, que las guias para cateter venoso central son las mismas que te estoqueaste la vez que un paciente con plata pudo comprar una, y desde ese entonces la van esterilizando periodicamente, que usamos algodones con agua cuando no hay gel para los electrodos, y cuantas cosas mas, y que todo te lo tienes que conseguir porque "no hay pues", si la gente supiera al riesgo enorme que nos exponemos al no tener ningun tipo de bioseguridad, que al menos un residente por ano cae con TBC.
Si la gente supiera...
Aunque, lamentablemente mi querido amigo, es posible que aunque la gente lo sepa, no lo lleguen a entender.

silamud dijo...

Si , es cierto , es triste darse cuenta de eso, tampoco es que seamos victimas, tampoco tampoco...nosotros sabiamos a lo que nos metiamos, cuando marcamos esa opcion en el examen de admision a la universidad, aunque creo que mereceriamos mas reconocimiento en las condiciones de guerra en que trabajamos. y eso que estamos en Lima, alucina tu en Huancavelica u otro lugar del Peru...
Trabajamos en malas condiciones, pero eso.... no se ...., como que te forma caracter, y maña criolla.Tuve la oportunidad de hacer un electivo en la USP Brasil y la verdad somos mas en muchos aspectos y como tu dijiste , que no hariamos si tuvieramos lo que ellos tienen..
Saludos

Freddy dijo...

Muy Buen relato te felicito,asi es como los medicos peruanos a punta de ingenio realizan las cosas Mc Gyver es una zapatilla vieja alado de el ingenio peruano, yo si la hubiera ahorcado a la mujercita