jueves, abril 05, 2007

Los Practicantes

Recuerdo que cuando era niño, escuchaba a mi madre y a mis tíos hablar de los Hospitales y de sus médicos, algo así: “Fui a buscar al Dr. Fulanito a su consultorio porque si lo buscaba en el Hospital iban a terminar viéndome los practicantes”
A medida que fui creciendo, fui entendiendo que se referían a médicos jóvenes o estudiantes de medicina de los últimos años que estaban en los Hospitales, cuya imagen estaba directamente relacionada con el paso de la gente de este mundo al otro. Ya que generalmente la palabra practicante en las conversaciones que he escuchado a lo largo de mi vida iba seguida luego de un rato de “se murió”, “quedó vegetal” o “no le hicieron nada y lo mandaron a su casa”.
De mas está decir que cuando este servidor empezó a estudiar medicina, mi señora madre se tuvo que morder la lengua porque su vástago era ahora otro de los tan mencionados “practicantes” que pululan en los Hospitales, con un mandil y un libro en el bolsillo.
Y aunque ya no escuchaba a mi madre hablar de practicantes, era cosa de todos los días en el Hospital, sobre todo es entretenido escuchar a las señoras que hacen conversación en las colas.
Cuando era alumno, comencé a escuchar la mencionada palabrita nuevamente pero ya hacia mi, con señaladas de dedo o de mirada, a veces me llegaba altamente y a veces me daba risa, como si al mirarme en vez de ver a un chiquillo con mandil y mochila vieran a un sujeto con capucha y guadaña.
Cuando comencé a llevar mis cursos de clínica y a aprender como hacer historias, no fueron pocas las veces en las que los pacientes me botaban, no contestaban, o simplemente se hacían los dormidos porque yo no era el médico que los veía, así que les importaba un comino, porque obviamente, yo era el practicante, no era útil para ellos y hasta de repente me podría “atrever” a hacerles algo.
De externo e interno, cuando ya eres alguien, bueno, casi; al menos ya no era tanto el rechazo por el hecho que ya era parte del equipo de piso, aunque siempre había reparos con respecto a los procedimientos ya que muchas veces los pacientes se negaban hasta que aparecía el residente o alguien mayor y conversaba con ellos, si tenías cara de chiquillo estabas frito, en cambio si estabas con el rostro maltratado por la vida y las circunstancias te aceptaban así seas el que limpia y te hayas puesto un mandil.
Recuerdo una ocasión mientras rotaba de externo en Ginecología que una señora en el consultorio se puso a gritar de manera histérica, y diciendo “a mi ningún mocoso de %$#% me va a examinar, practicantes de %$#%&”, yo pensé que se refería a uno de mis compañeros y me acerqué (mas podía el chisme), mientras la señora seguía fuera de sí insultando al pobre que estaba frente a ella. Fue enorme mi sorpresa, cuando vi que le estaba gritando nada menos que al R3 y Jefe de Residentes de Gineco-Obstetricia en persona, quien a decir de mucha gente era el mejor residente de esa especialidad en años en el Hospital, un tipo amable, atento y dedicado con sus pacientes, además de ser muy buen cirujano; con el pequeño “defecto” de ser bajo, delgado, y aparentar al menos unos 5 años menos de los que en realidad tiene; este doctor se levanto de su asiento y a pesar de los gritos de la mujer le dijo sin perder la compostura que si no quería ser atendida por él, no había problema, que ella podría atenderse entonces con otra persona, la señora miró alrededor, mientras seguía mortificada y dijo “quiero que me atienda el Doctor” señalando a uno de los R1 que había en el Consultorio, quien ya tenia sus años y llegó al Hospital tras haber estado trabajando como administrativo en un lugar recóndito del Perú y accedido a una plaza por modalidad cautiva a la residencia, es decir, escogió a quien menos experiencia tenia en el asunto. Aunque la obstetriz la intento disuadir, no se pudo hacer nada, lo mas gracioso del asunto es que al final el R1 obviamente fue a consultarle al superior, a su R3, quien le dió las indicaciones delante de la paciente, quien no pudo ocultar su cara de sorpresa y obviamente salió con cara de ecuación de la consulta sabe Dios pensando que cosas.
La situación para algunos no mejora aunque tengas tu carnet que diga que ahora ya eres responsable de lo que hagas, y eso lo vi y lo viví en la residencia, aunque también hubieron por ahí momentos en los que la cara ayuda, como me dijo una vez una señora, “doctorcito, usted es joven pero me han dicho que los chinitos son buenos médicos”, así que los criterios para decidir si eres bueno o no, también dependen de si tienes rasgos orientales, o sea que si eres tío y oriental, eres un maestro.
Un amigo mío, supongo que harto de esto ya que me lo mencionaba bastante seguido, encontró como sacarle “provecho” al asunto; en una guardia mientras yo estaba en Cuidados Intensivos, bajé a la emergencia a recoger unos resultados de laboratorio de un paciente que me habían subido, ese día era inusualmente horrible en la emergencia, todos estaban corriendo y el tópico estaba atestado de pacientes.
Horas después tuve que volver a Emergencia porque en la Unidad de Shock Trauma necesitaban un catéter venoso central y yo tenia uno, bajé y encontré al R2 desesperado en la Unidad con su paciente en shock, pero el tópico estaba sólo con 4 gatos, era increíble, no sabia como se había limpiado tan rápido y como no había llegado mas gente. El R1 y el interno no cabían en su pellejo de la felicidad, tomando una gaseosa y sentados conversando.
Entonces reparé en un papel en la puerta del tópico, y la razón de aquel silencio

HOY ATIENDEN PRACTICANTES

Solo se habían quedado los pacientes que estaban realmente mal, y era seguro que quienes llegaban miraban el letrero y daban media vuelta. Nunca se me había ocurrido tamaña estrategia para limpiar el tópico, y menos que ninguno de los residentes de años superiores se haya dado cuenta.
Todo estuvo calculado, el R3 estaba descansando, el R2 estaba metido desesperado en Shock Trauma y yo que era el R2 de UCI estaba metido en mi Unidad en el segundo piso, solo que no previeron que yo podría bajar en algún momento.
Me aguanté la risa, arranqué el letrero y castigué al equipo con más trabajo, que en realidad no pareció afectarles, porque no se les borró la sonrisa de la cara en toda la guardia.
Prejuzgar es una actitud bastante común, y por ello suele ser considerada normal, el médico famoso de hoy fue un estudiante o un “practicante” ayer, fue prejuzgado y a veces seguramente maltratado verbalmente por algún paciente.
No pocas veces he escuchado hablar que los pacientes son tratados por los practicantes como “conejillos de indias” en los Hospitales, que hacen “experimentos” con los pacientes, y otras cosas mas; pues, aquí entre nos, en un Hospital nadie hace “experimentos” con la gente, y la falta de experiencia que obviamente tiene un médico joven siempre viene acompañada de la mayor voluntad de hacer bien las cosas, por otro lado la tecnología y el acceso generalizado a la información han acortado esta distancia, además que en un Hospital, y mucho mas en una Emergencia siempre existe alguien de mas experiencia al costado.
Ahora, 8 años después de haber acabado mi carrera de Pre-grado, 2 años después de haber acabado mi especialidad y en la mitad de mi Postgrado, habiendo dejado de ser teóricamente un “practicante”, extraño esos días, supongo esto porque para mi, y para muchos de mis amigos y colegas, vivir en un Hospital rodeado de medicina te da un plus, es como tener la seguridad de estar vivo, de vivir intensamente ese momento y disfrutarlo a plenitud.
Dichosos aquellos que pueden vivir como practicantes toda la vida.

14 comentarios:

Carmen dijo...

Cuando tengo que escoger un médico, siempre busco que me lo recomienden o sino busco uno mayor o uno que sea de la San Marcos o de la Cayetano o de la San Martin o de la Villarreal (los otros para mí no existen)..ah, y eso si es cierto los que tienen cara de japoneses inspiran mayor confianza. (sino preguntale a Fujimori)

Danza Invisible dijo...

Yo tengo varios amigos médicos, y siempre pido recomendación.

Y lo de la cara de oriental, pues parece que es vox populi.

xD

Gabriel dijo...

por el momento nada de hosptles para mi ni medicos mucho menos practicantes

Ventura dijo...

Hola, suelo leerte aunque nunca antes te he saludado.
TRabajo en un hospital y hace un timepo me contaron una anécdota:
- Urgencias saturada, boxes completos y enfermos esperando en los pasillos, en camillas o en sillas de ruedas.
- R1 de Cardiología, de rotatorio en Urgencias.
- Señora mayor, andaluza (en Andalucía llaman niño y niña a cualquiera que sea de menor edad que en hablante, aunque tenga 50 años), diciendole, cada vez que pasaba por su lado: "oye, niño, que a ver cuando me toca a mi", y "oye, niño, que si aún tardar´s mucho", y "niño, pero que cuando me atienden".
- El R1 que no aguanta más y le dice en voz alta: "señora, yo no le llamo a usted vieja, así que no me llame niño".
- Las Urgencias que hasta ese momento eran una jaula de grillos, de pronto quedaron silenciosas y durante un buen rato se pudo oir el vuelo de una mosca.
- Al finalizar la guardia, y durante los dias siguientes, todos los residentes felicitaban al heroe cada vez que se lo cruzaban por los pasillos.

Ana Lucía dijo...

No se...yo aca desconfio de todos los medicos,, me parece que todos son unas bestias, por ejemplo trato de ponerles un "agregado" a su apellido:
mi ex dr. de cabecera: el buen dr. Heinemann, ahora es: Heinemiernemann que tal?? y ya no ire nunca mas, porque me parece una bestia y encima un muerto de hambre! ;O) como siempre digo, no hay como el medico peruano..y yo ya te he contado, que medico peruano, me parece una eminencia ;o)

Creo que los practicantes a veces son mas dedicados,, depende, de cuanto interes tengan en ser buenos medicos ;o)

El Dr. Namito por ejemplo debe haber sido desde sus epocas de inicio una persona muy constante o no?? ;o)
yo se que si, my friend!

saludos

Anónimo dijo...



(Mi comentario iria aqui perooooo...)


Anónimo dijo...




jijijijiji


alfredo dijo...

estoy viendo una serie donde se quejan de lo mismo y le dicen al doc: "usted es un niño! donde esta el doctor!"

jajaj


pero es cierto Nam

Uno aprende de estas cosas, pero mas cuando las vives y puedes apreciarlo desde el punto de vista mas adecuado

un abrazo Nam

(que bueno que tengas tantas pruebas en el laboratorio para que puedas leer tanto, y comentar como loco jajaja)

Enrique dijo...

Esta es una anécdota que me hace recordar las buenas épocas de estudiante y residente. A todos los que nos iniciamos en esta profesión nos ha sucedido en muchas ocasiones y personas que no saben de nuestro mundillo no pueden comprender la importancia de estas experiencias, como le sucede a un niño que recién aprende a caminar, al inicio se caerá una y otra vez hasta que de sus primero pasos sin caerse, eso nos sucede en nuestra profesión. Un saludo desde España

Acitsonga dijo...

Esos prejuicios de los que hablas creo que existen en todas las profesiones, por ej. la gente que busca un abogado que sea un tiburón, se traduce en uno que ya esté entrado en años. Lo mismo con los ingenieros, contadores, administradores, chefs, etc... Yo creo que eso es lo que la gente llama pagar derecho de piso.
Ahora de lo que tengo terror más que de los nóveles, es de los inescrupulosos, de esos supuestamente "reputados" médicos que son las sabandijas de su pofesión.
Ya tuve una mala experiencia y desde entonces pido si es posible hasta una tercera opinión.
Interesante el punto de vista de tu post. Saludos

El Diario de María Elena dijo...

Maestro lo que has escrito... como me he reido con lo del cartel "hoy atienden practicantes"... y pues es verdad. La gente pobre que va a los hospitales teme a esos "practicantes" que hemos sido todos... es más ahora que estoy tratando de hace punciones lumbares, mis pacientes dirán chessss me tocó la practicante, porque siempre estoy con a médico asistente que en todas las oportunidades me ha quitado la aguja y ha continuado el procedimiento porque yo, nada que ver,...

Nam dijo...

Carmen: Bien amplio tu rango, aunque yo me iria mas por alguna recomendacion de otro medico que por una universidad, es que en todos lados se cuecen habas.

Danza: Si pues, es vox populi, habia veces en que escuchaba la misma canción al menos una vez al dia.

Gabriel: Especialmente en tu caso, en oftalmología, es mucho mas difícil encontrar un estudiante de medicina, asi que no te preocupes, jeje, tus ojos estan a buen recaudo.

Ventura: Jajajajaja, vaya que tal anecdota.

Ana Lucía: Heinemiernemann? JAJAJAJAJA
De estudiante supongo que era como todos, pero si había que quedarse o hacer algo adicional, pues había que hacerlo, no porque debas sino porque quieres.

Truly: Comenta pues.

Alfredo: Eso menos mal que no me lo han dicho pero si lo he visto, asi es la vida pues.
Todavia tengo pilas para comentar como loco, descuida.

Enrique: Exactamente, todas esas experiencias son parte de nuestra formación, lo que somos ahora y lo que seremos mas tarde es producto de ellas.

Acitsonga: Tu los has dicho, en todos lados existen personas que son la verguenza de sus pares, en nuestro casoi mas que derecho de piso creo que seria derecho de trapeador, jeje.

Maria Elena: Jejejejeje, paciencia amiga, las PLs necesitan práctica como todo en la vida, es mas maña que otra cosa, y claro, colocar bien al paciente, en la posición adecuada la aguja entra sola, a menos que sea uno de esos abuelitos con cinco mil picos de loro en la columna, ahi si no la haces pero ni rezando el rosario de cabeza, suerte con los neuros.

El perro andaluz dijo...

Creo que todos somos practicantes en la medida que siempre podemos aprender algo y esas cosas nuevas sólo las podremos conocer con la práctica. Pero sé exactamente a lo que te refieres. Menospreciados, vilipendiados y rechazados. Todos los nuevos en algo tiene que pasar por eso. Yo estudié cine y mi meta es ser director pero al comienzo estás para cargar cables y conectar luces.
Saludos.

Dragón del 96 dijo...

Una vez me extirparon un ganglio... y fui la clase del doctor de turno.

Un pata me conto que lo mismo le sucedio cuanod lo circuncidaron. Entonces, que las practicantes te vean... pues no sé.

Slaudos.