martes, abril 10, 2007

Ohanami

La flor del Cerezo o Sakura , es uno de los símbolos mas representativos del Japón, asimismo es representada generalmente en diferentes expresiones artísticas como una metáfora de la efímera naturaleza de la vida, dado el corto tiempo entre su florecimiento y su caída.

Japón tiene alrededor de 300 variedades de Sakura, esto posiblemente debido a las técnicas de hibridización realizadas por los japoneses desde hace varios siglos.
Anualmente, el Servicio Meteorológico Japonés publica el sakura zensen, que vendría a ser un mapa que marca el florecimiento de las sakuras por regiones. El florecimiento inicia en Okinawa, la isla mas meridional del archipiélago, alcanzando la zona central entre Marzo y Abril, justo en estos días, sigue subiendo en el mapa y termina en la isla de Hokkaido algunas semanas después. Aquí se muestra el inicio del florecimiento

Este mapa es seguido atentamente por los japoneses, quienes acuden de día de campo a los parques y templos durante este tiempo, para disfrutar de la vista de los árboles y del clima de la estación, esta costumbre es conocida como hanami, que literalmente significa “ver flores”.
La historia del hanami o ohanami tiene varios siglos de antigüedad, se dice que inició durante el Periodo Nara (710–784), bajo la influencia de la Dinastía China Tang, de quienes viene la costumbre de admirar las flores, aunque la flor de ume fue en un inicio el centro de admiración, fue en el Periodo Heian (794-1185) cuando la sakura obtuvo mayor atención, de ahí en adelante, en los géneros de poesía japonesa, decir flores era lo mismo que decir sakura.
La sakura era usada en un inicio para adivinar la cosecha de ese año, además era un anuncio de la temporada de sembrado de arroz, la gente creía en la existencia de dioses en los árboles y hacían ofrendas al pie de ellos, terminando la ofrenda con sake. El Emperador adoptó esta práctica, y realizaba fiestas para admirar las flores, eran banquetes acompañados de sake bajo las ramas de los árboles del cerezo en el Palacio Imperial de Kyoto. Hay infinidad de poemas que hablan de la belleza y atracción de las flores del cerezo, y de la vida tan corta que tienen, haciendo alegoría a la vida en sí misma. Se dice que este es el verdadero origen de esta costumbre, la cual en un inicio estaba limitada a la elite de la corte, pronto fue llevada a la sociedad samurai y más tarde a la gente del pueblo.
Hoy en día, en la era del Internet, los Playstation, los microchips y la fibra óptica, la tradicional celebración del hanami continúa, donde quiera que haya sakuras floreciendo, habrá un grupo numeroso de personas reunidas bajo las flores. Se pueden encontrar visitantes en los parques por miles, a veces estas reuniones se prolongan hasta la noche. En una gran parte de Japón, este periodo coincide con el inicio del año escolar y fiscal, así que es bastante frecuente que las fiestas de inicio de año y de bienvenida se hagan al amparo de un árbol de cerezo.

Los grupos que acuden a los ohanami son bastante heterogéneos, están desde los salaryman (empleados de oficina), grupos de amigos, parejas, familias numerosas, y grupos de trabajo o estudio que llevan a sus familias, como en mi caso; estas reuniones tienen como objetivo actualmente confraternizar, afianzar los lazos dentro de un grupo (los grupos de trabajo son bastante importantes en Japón, es como una familia), compartir y pasar un buen rato disfrutando el clima de la primavera japonesa así como de una vista maravillosa, al amparo de unas ramas cubiertas de un pálido rosa que se desprende de vez en cuando ante un tímido viento como una suave lluvia de pétalos, avisándote que solo tienes una semana para disfrutar de semejante espectáculo.
Ya contaré como fue mi ohanami en el siguiente post.

Datos tomados de Wikipedia y confrontados con amigos japoneses.

11 comentarios:

Cloud Strife dijo...

Nam, ¿qué tal? espero tus vivencias en Japón sean productivas.

Efectivamente, Hanami es una de las épocas más bonitas en Japón; disfrutala!

Ana Lucía dijo...

oye que bonita epoca,, que lindo el color de las sakura :o)
yo quisiera una ;o)

Disfruta de esos dias lindos, por aca, tambien esta muy bonito,

abachos

Ana Lucía dijo...

espero las fotos de tu ohaNAMi ;o))

alfredo dijo...

jajaja me parece genial la definicion de la gente de oficina: "salaryman"

que mostro lo de las flores

es super interesante saber cosas que en otras partes del mundo uno ni se las imagina

un abrazo nam

Marea dijo...

Qué bonito, por acá hay unos cuantos de esos arbolitos.

Anónimo dijo...

Pucha!!!
Yo que pensaba poner esa Foto en algun post! ya me ganaste :p
jejej
ESta bien esta bien, tienes derecho, total, tu la tomaste :P
De todas maneras el post te quedo muy lindo :)

Al igual que Marea por aqui tb he visto unos cuantos de esos arboles y me encanta como se ven..


Tienes que postear acerca de como te fue el domingo!!!
Pero con TODOS los detalles jejejej!!

Y si no lo haces tu! lo hago YO!

muajajajajaja!!!


Un besote enorme!
con su apachurrada basica
esas que te quitan la respiracion por unos segundos :P


Pd: HOy desperte tarde... adivina de quien es la culpa!?

MUa!

Enrique dijo...

OJALA EN ALGUN MOMENTO PUEDAS PUBLICAR ESTO:

ESTA ES MI PATRIA

Cada vez que menciono que soy peruano, los ojos se les ponen como sapo a los presentes, mientras me miran con sospecha. Si lo digo en un aeropuerto me revisan una y otra vez mis maletas, me decomisan los encargos de la familia y amigos, me preguntan por la caída de los narcos. Quieren saber si van a extraditar a Fujimori, y aún se atreven a preguntarme por Vlady, por el Camarada Gonzalo, como si se les hubiese olvidado que van a hacer varios años que le metieron a la Base Naval. También me preguntan si es verdad que en los valles de Tingo María hay sembrados de coca, amapola y marihuana. Y si es el Hospital piensan que mis conocimientos y mi forma de ser va en paralelo con la pobreza de nuestro país.

Cuando salía de mi país me daba mucha rabia. Pero ahora, antes de enojarme pienso en los problemas que tiene el país de donde viene la ofensa. De tal manera que si son españoles no les pregunto por los etarras que vuelan trenes, por los cayucos, por el maltrato a los profesores por parte de los alumnos, por la corrupción de sus autoridades y si son estadounidenses, tampoco les pregunto por el famoso alcalde de Washington, Marion Barry, arrestado por el FBI mientras tupía su nariz, ni por el coronel Oliver North, el de los canjes de cocaína por armas para los contras nicaragüenses, o Afganistan, Irak entre otros naturalmente con el consentimiento del pacífico presidente George W. Bush, ni de las millones de personas que mueren de hambre por culpa de su FMI. Si son brasileros, no les hablo del SIDA que abunda en su país. Si son argentinos, ¡Che! ni loco yo pienso en comentar los rollos de Carlitos Menen, y ni menos los del vicioso de Maradona. Si son cubanos ¡Chico!, prefiero evadir el eterno, agobiante y trillado tema Castro. Los de acá dicen que es un tirano y los de allá aseguran que es bacán. Si son los vecinos mexicanos ni modo de platicarles del ex-presidente Carlos "Asaltinas de Gastari" y su ejemplar familia, disfrutando hoy de su bien tumbada fortuna y de los Maná que nos robaron nuestra "Mariposa Traicionera". Si de Panamá son oriundos no les amargo el rato recordándoles las payasadas del General Noriega, hoy tras las rejas.

Si son alemanes, mucho me cuido de no mencionarles al bárbaro Hitler y sus despiadados holocaustos. Que si son chilenos, Pinochet y su banda, la proliferación de homosexuales y sus "costumbres" de apropiarse (entiéndase robar) de las cosas oriundas y legítimas de países vecinos.

Bueno como ven, les podría citar al resto del mundo, porque como reza el dicho popular: En todas partes se cuecen habas. Jesús diría: "Quien este libre de culpa, que arroje la primera piedra". Además cada país vive su propia angustia. Cada país tiene su propia historia y no por ello, sus ciudadanos tienen que arrastrar con esas cadenas; con las secuelas de su escoria. Por esta razón cuando se refieren despectivamente al Perú por aquello del narcotráfico y terrorismo, comienzo a hablarles de sus millones de habitantes honrados y echados para adelante, que sueñan con tener una patria libre y soberana. De los grandes y famosos, les menciono a Santa Rosa de Lima, Patrona de América y Filipinas, Santo Toribio de Mogrovejo, Nuestro Premio Nobel de la Paz Javier Pérez de Cuéllar, les hablo también de los maestros José Santos Chocano, Ricardo Palma, César Vallejo, Ciro Alegría, Fernando Belaunde, José Carlos Mariátegui y otros. Y claro, no olvido a la talentosa Susana Baca que ganó un Grammy el 2003 sin olvidar también a Libido que saca la cara por el rock en español.

Cuando aún no he terminado de enumerarles las cosas buenas que tiene este país maravilloso, no sólo por sus riquezas naturales, sino por la calidad humana de sus gentes, mis nerviosos interlocutores extranjeros se van tranquilizando y hasta les da por invitarme a sus casas, claro está, ya sin observarme como bicho raro. Si después de todo, persiste la duda y el recelo contra la palabra Peruano, les hago hincapié en cosas más sencillas como por ejemplo: Que en Perú crece la fauna y la flora más exótica del mundo entero. Que en Chimbote se forja el mejor acero del mundo y es el primer puerto pesquero productor de harina de pescado. Que corren ríos de aguas cristalinas surcando sus tres regiones. Que las frutas huelen y saben a frutas, los pollos a pollo, y la leche a leche, la uña de gato y la maca es nuestra. Les aseguro que si alguien abre un hueco, lo más probable es que halle una esmeralda, una veta de oro, un pozo de petróleo; e inclusive una vasija de barro repleta de joyas, enterrada por los primeros Peruanos, 500 años atrás para que no se lo roben los conquistadores españoles.

Hay quienes suponen que exagero cuando afirmo que en el Perú existen más mujeres hermosas, por kilómetro cuadrado, que en el resto del planeta. Que los Peruanos contamos con una de las siete maravillas del mundo en Macchu Picchu. Que los campesinos silban y cantan alegres mientras llenan sus canastas de pepitas rojas; las mismas que en USA las llaman "Peruvian Coffee", y ni que decir del buen pisco que otro país quiere hacerse dueño.

Les cuesta creer que los escritores, compositores y los poetas se dan la vida escribiendo a su patria como Augusto Polo Campos, Federico Barreto, Gianmarco, José Escajadillo, Vargas Llosa. Que el aire está impregnado de bellos ritmos que engendran igualmente cumbias, valses, marineras y huaynos. Entonces después de oír tantas cosas bonitas juntas, se olvidan de
los narcotraficantes y su terrorismo; de los paramilitares y sus matanzas, de los secuestradores y su fascismo. Y cuando ven en la televisión y los periódicos imágenes de ese pedacito malo de Perú, rápido se recuerdan que el 99% de su gente es pulcra, honrada, que todavía hay estudiosos. Que todavía hay caballeros galanes que dan serenatas, escriben poemas y envían flores a sus siempre bellas novias. En ese momento me doy cuenta de que todo lo malo que esta transcurriendo en el bello Perú es solo pasajero y ya pasará!

Por eso mi orgullo de ser PERUANO. Por eso peruanos, cada día debemos estar más orgullosos de nuestra tierra, de nuestra herencia, pero sobre todo, del mejor regalo de nuestras vidas: "Haber nacido en el Perú". Te sientes mejor después de leer esta leyenda Peruano. Recuerda que lindo es saber que hay gente que mantiene viva la fe y el amor por su país y no deja que nada ni nadie opaque el orgullo que se siente en ser PERUANO.

Anónimo dijo...



:|

Anónimo dijo...

uuuy que bello ha de ser esto de los cerezos...
Me cuenta una prima que trabajaba para la Embajada del Japón que cuando ella fue la primera vez fue muy placentero para ella esta sentada tomando sake o té (no recuerdo que me dijo) y que de rependete caian flores en tu taza aaaahhh que rico....

El Diario de María Elena dijo...

Oye que lindo lo de los sakura pero mas bonito que sea algo tan especial para los japoneses y que aprovechen la oportunidad para organizar paseos de trabajo!!!!

Dragón del 96 dijo...

Tambien tengo una amiga en Japon, en Kobe, para ser exactos, es blogger y tb me parecio hablaba de eso...

Aca no somos tan tradicionalistas, sera que perdemos la identidad?

Slaudos.