viernes, diciembre 01, 2006

Aun estamos a tiempo



A fue la primera paciente que tuve en mi curso de terapéutica, era bailarina de un club y trabajadora sexual, nunca supo lo que era sexo seguro, no supo cuando se contagió ni a cuantas personas contagió; cuando la conocí estaba en la etapa avanzada de la enfermedad, y además tenía TBC pulmonar.
R fue un niño de 2 años que conocí en el Hospital del Niño cuando era externo, sufría de neumonías a repetición y era asmático, fue contagiado por su madre, portadora de la enfermedad, posiblemente durante el parto.
Quiso el destino que 2 meses después en otro Hospital, conozca a la madre de R, una joven mujer de 26 años, ama de casa, que fue contagiada por el esposo quien al momento no tenía síntomas, ella desarrolló la enfermedad primero, falleció en el Piso de Medicina del Hospital, en la mañana de Navidad.
L era una secretaria de una conocida Empresa privada, una chica muy guapa, también se contagió, posiblemente con la pareja, padecía de una meningitis por criptococo, un hongo que invade el organismo cuando las defensas están bajas.
F era un ex policía, padre de familia, y que contaba con el apoyo de su institución, sin embargo la familia decidió que pasara sus últimos días solo en la sala de otro Hospital, también tenía TBC, nunca vi a la familia mientras estuvo internado, al día siguiente de su partida apareció un hermano para llevarse sus cosas.
Y muchos más que pasaron por nuestras manos, para algunos solo nosotros estuvimos para cerrarles los ojos ya que ni la familia se encontraba cerca al momento de la despedida.
Todas estas personas, todas, eran muertes 100% prevenibles, las campañas, las charlas, los Programas de Control de Enfermedades Infecciosas, tienen una labor, evitar estos casos, no solo se destruye una vida por cada paciente, se destruyen muchas, porque la gente que esta alrededor sufre la enfermedad junto con el paciente.
Mucho se habla de probabilidades, yo pienso que una vez que te dio ya no hay probabilidades que importen.
Un buen amigo me envió un correo recordando el tema, yo la verdad por el trabajo hasta había olvidado que día era hoy, pero quisiera detenerme un momento para hacer una pequeña reflexión con respecto a un problema de salud pública como es la Infección por VIH y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)
Los pacientes con enfermedades crónicas como lo fue en la antigüedad la lepra, como lo son ahora la Tuberculosis y la infección por VIH, son estigmatizados en la sociedad, aislados, y muchas veces abandonados a su suerte, como sabemos, los tratamientos para el VIH aunque han logrado mejorar la calidad de vida y prolongarla, aun no son una cura definitiva, estas personas mantienen su anonimato en una sociedad que los rechaza, les teme, y los condena. Mientras que en los países industrializados se tienen altos índices de sobrevida, lamentablemente el Perú continúa viendo la evolución natural de la enfermedad y los pacientes acaban internados en los Hospitales, donde literalmente solo llegan a dejar el último suspiro.
Como vemos, no solo es prevenir, sino comprender porque es importante la prevención, y darle a la población la información necesaria para parar el creciente número de casos en el país, Debemos tomar conciencia que es una enfermedad que siempre esta a la vuelta de la esquina, y también debemos entender que quienes ya la tienen son seres humanos que merecen ser tratados como tales.
Aun estamos a tiempo.

7 comentarios:

alfredo dijo...

siempre se esta a tiempo

no hay mejor cura que la prevencion

un abrazo,

Maria Elena dijo...

Me has hecho a recordar, a los muchos que yo conoci, en el HAL, en el ISN...hice mi tesis de bachiller en el tema, lei tantas historias clinicas, ingrese en la vida de tantos... terrible drama.

Nam dijo...

Alfredo: Asi es, tienes toda la razón, ojalá todos pensaran de la misma manera.

Maria Elena: De los 5 pacientes de mi relato, 3 fueron del HAL, uno del Niño y 1 del HNCH, y el drama es aun mayor ya que como sabes los pacientes hospitalizados son solo la punta del iceberg.

Ana Lucía dijo...

oye si, es una pena, la cantidas de personas infectadas, y la cantidas de historias, que esas trae,,, no importa la condicion ..se sufre..claro que si me da mucha pena, aquellos, que no tienen para sus retrovirales o esas cosas, no se mucho del tema, solo lo necesario, pero si me da pena, las personas que sufren este mal :o(
me haz hecho recordar, gracias por concientizarnos..

Chinasky00 dijo...

BravaZO el post.
Buena voz.

Ana Lucia dijo...

Hace tiempo que NO posteas,, espero que estes bien! :o)
o te volviste queso??

Nam dijo...

Gracias Ana Lucía, la verdad, estuve queseado con un par de experimentos las ultimas dos semanas y no tuve tiempo de postear algo, ya lo estoy remediando. Saludos.