viernes, octubre 06, 2006

Un año


Al pasar un año desde que llegué a estas tierras, miro hacia atrás y observo en la distancia a mi familia, los amigos que dejé, mi gente, como le llamo, y los mejores años de una vida llena de alegrías, tristezas, éxitos y frustraciones, una vida desarrollada entre una casa de un barrio común en el norte de Lima y una casa de estudios nada común en una forma de vida nada común, gente joven de blanco tratando de dejar el alma en cada persona que acude a nosotros en busca de ayuda, encontrando algunas veces cura, otras mejoría, y en todas consuelo.
Dejo de mirar hacia el sur y al este, y me encuentro una vez mas, en medio de un proceso, en plena evolución, en un sitio nuevo, ya un año hace que inicié este nuevo episodio, es prematuro dar un diagnóstico de mi situación, sin embargo, podría aventurarme a decir que el proceso de adaptación a una cultura diametralmente opuesta a la mía sigue su curso, aún no me considero parte de esta sociedad, y por supuesto que es mucho menos probable que ella siquiera haya notado mi existencia, pero la determinación es grande, y el objetivo claro, conseguir un nivel académico en un campo lamentablemente inaccesible en mi lugar de origen, con un fin principal, el paciente.
Ahora miro hacia adelante, no puedo distinguir que habrá a la vuelta de la esquina, seguramente encontraré otros problemas, otras dificultades, aunque no importa, para llegar hasta aquí tuve que empezar a caminar, y luego a correr, ya llegue hasta aquí, no se porque no podría ir un poco mas allá, los problemas son parte de la vida, habrá que aceptarlos y enfrentarlos, sin perder el horizonte de vista.
Total, para ser realista, hay que pedir lo imposible.

4 comentarios:

Laura Hammer dijo...

Hola,
me agradó el post, tal vez porque entienda un poquito de lo que estás hablando. tal vez por el tono carente de grandes expectativas, simplemente diciendo las cosas como son.

recuerdo que cuando era chica mi hermano escribió en todo lo largo del muro CUANDO LA VOLUNTAD ES GRANDE NO PUEDEN SERE GRANDES LAS DIFICULTADES, hoy al ver tu post algo me hizo acordar a esa frase. tal vez seas tu el que lo pones en práctica.

No pierdas el objetivo, un beso.

Nam dijo...

Laura: Gracias por el comentario y tus buenos deseos. Enfrentar los problemas según sus dimensiones es algo que aprendemos diariamente, creo que a todos nos ha pasado en algún momento que vemos los obstaculos mas grandes de lo que son, y una vez que los pasamos nos damos cuenta que no es asi.
Tu hermano escribio en el muro una gran verdad, y creo que todos, de una u otra manera tenemos esa filosofia y tratamos de ponerla en practica, a nuestro propio estilo.
Saludos

Anónimo dijo...

Y vas a ver que te adaptas cada vez más y lo logras todo... te lo digo por experiencia... y que sean muchos anhos más!!!

Anónimo dijo...

El tiempo vuela amigo mio..

Paciencia.