miércoles, junio 06, 2007

Detras de las paredes

Muchas veces he escuchado y leído comentarios acerca de la “Deshumanización” de la medicina, y de la falta de “humanidad” del médico con sus pacientes.
No puedo negar que he conocido personas que tienen numero de colegio médico pero que no entran en la categoría de de comportarse como tales, no por sus conocimientos (aunque algunas veces ignorancia y delincuencia van juntas) sino por la actitud que tienen en ciertas situaciones que hacen que se nos califique a todos en ese rango.
Pues bien, la verdad, no me gusta hablar de ese punto, así que mas bien me voy a ir al otro lado, un lado que quizá mucha gente que esta fuera de un ambiente hospitalario desconoce, y ese lado esta relacionado con la labor extramédica de los médicos y los estudiantes de medicina de los Hospitales en el Perú.
Un día Lunes cualquiera en la mañana, todos corriendo de un lado a otro, y se aparece el R2 de UCI con un rollo de monedas en la mano, como cobrador de micro diciendo, -2 lucas, 2 lucas- lo miramos en medio de la emergencia y nos dice que es para la albúmina de su paciente que ya se acaba, y no hay mas, no hay familia como siempre. Hay gente que le da, hay quienes le dan un sol, y él sigue con su búsqueda hasta completar lo que le falta para comprar la albúmina.
Un día de semana cualquiera, mi externa, la de la paracentesis (Que ahora esta haciendo medicina interna en Houston), abre su casillero y se da cuenta que ya se le acabaron los catéteres venosos centrales, tenemos un paciente que requiere monitoreo invasivo y no tiene un cobre como siempre, agarra una bolsita, nos pide una colaboración y se va en busca de los demás externos e internos para asaltarlos.
Esto sucede siempre y cuando lo que necesitan no esta en los canguros y en los casilleros, pero, ¿de donde creen que salen las cosas?
El sistema de stock que siempre han tenido los estudiantes de medicina en los Hospitales se resume en “agarra todo lo que haya y economiza porque te va a faltar”, y es así como en la emergencia uno pide tres cloruros de sodio para endovenoso, el paciente mejora con dos y al irse a su casa se olvida del otro, eso pasa a engrosar el stock de la emergencia. Para quienes vivían pensando que los Hospitales tienen medicinas para emergencias les cuento algo, las cosas que le ponen al paciente grave que llega a emergencia no son del Hospital, son de pacientes que se fueron de alta o fallecieron y que nunca se usaron, la enfermera las tomó y las guardo para que sirvan para alguien más, o el externo o el interno le ganaron y lo tienen en el casillero a espera de necesitarlo, el instrumental es del Hospital, no las medicinas.
Ver al R2 de UCI, a mi externa, o a los internos de emergencia en estas lides son cosas de todos los días en un Hospital del Estado, es más, si a un externo le preguntan cuanto tiempo al día efectivo pasa “consiguiendo” cosas para sus pacientes y cuanto realmente dedicándole a su educación y formación, y obviamente al cuidado del paciente, la respuesta es escalofriante, lo mismo ocurre con el interno, y en menor medida con el residente.
Sin embargo, estos jóvenes deben tener las respuestas en la boca cuando pasa la ronda y tienen que contestar todas las preguntas acerca de las 10 causas del síntoma de su paciente, y de los criterios diagnósticos de la enfermedad que podría tener este otro, acaban el trabajo a las 10 u 11 de la noche y tienen que volver a las 7 de la mañana del día siguiente para comenzar de nuevo, por supuesto habiendo estudiado para la exposición que tienen en la tarde.
Supongo que es por eso que quienes salen tienen otra visión y las cosas se les hacen mas sencillas, en el Perú se hace medicina de la manera más difícil, y a pesar de eso no se hace mal.
Y no solamente se hacen “chanchas”, o se maneja un stock, hay incluso otras cosas que hacen que esta labor sea aun mas anecdótica, uno de mis R1, cuando yo era R3, al ver que uno de nuestros pacientes fue abandonado por la familia, y no había recursos para nada, organizó UNA POLLADA, hizo el trato con una señora y se organizó la pollada, todos colaboramos y se obtuvo dinero suficiente para que se pudieran hacer mas exámenes y llegar al diagnostico del paciente, y sobró para el tratamiento.
Historias como estas hay a pastos, recuerdo siendo interno aquella vez que me fui por mi cuenta de Hospital en Hospital buscando en cada Banco de sangre unos paquetes de crioprecipitado para un niño, o como cuando mi amigo R se fue hasta neoplásicas para gestionar el mismo la plasmaféresis de su paciente con Guillain Barre.
Muchas veces me han sabido decir en mi cara que somos unos insensibles, refiriéndose a los médicos, incluso familiares míos me lo han dicho, e indignados hasta creo que me han reclamado el porque de la “inhumana” actitud de los médicos frente a sus pacientes.
Antes, lo confieso, me reventaba, intentaba dar explicaciones de cosas que no tengo porqué explicar, ya que desde mi punto de vista no existía tal falta.
Con el tiempo entendí qué era a lo que se referían, a veces intento explicar pausadamente que hay que ver con la luz del día para darse cuenta que no todos los gatos son pardos, a veces trato de mencionar cosas como las de arriba, aunque siendo sincero, casi siempre es inútil, quien piensa así seguirá haciéndolo hasta que un hecho puntual reafirme su convicción o lo haga cambiar diametralmente de opinión.
Mientras tanto, yo sigo pensando que a pesar de los problemas y la falta de dinero, mientras hayan internos que corran con un canguro en la mano, y residentes que hagan hasta lo imposible por un caso “perdido”, siempre tendremos un motivo para estar contentos y orgullosos de ser lo que somos, porque sabemos que no se ha perdido el sentido de nuestro humilde oficio, que es, a mi humilde parecer y a pesar de lo que muchos digan, el mas noble de la humanidad.

17 comentarios:

Gigi dijo...

Lamentablemente, como dices, uno suele generalizar con los médicos del sistema de salud peruano. Por unos cuantos se asume que todos son unos insensibles y poco profesionales.
Yo he vivido en carne propia la insensibilidad de muchos, pero no por ello dejo de reconocer que hay un gran número que merece que nos saquemos el sombrero.
Además, yo estoy en el medio de los dos extremos, porque tengo mucha familia en el campo de la medicina y me cuenta historias como las que escribes y franco que te deja una sensación agradable saber que hay lindos seres humanos por ahí.

Apapacho.

alfredo dijo...

es que es TAN FACIL criticar y tan complicado dar un buen comentario

o generalizar algo bueno

dime Nam, cuando has visto que la gente tienda a generalizar para bien?

hablemos de cualquier ejemplo... digamos... la princesa Diana, que supuestamente era tan querida por todos, no hace generalizar "para bien" a la moanarquia, al contrario, todo son quejas

basta que uno tenga un mal dia y ya te meten en el mismo saco

porque nosotros somos facilistas

un abrazo

Yani dijo...

Cuando empezamos en una carrera o profesión somos en su mayoría unos grandes entusiastas, los mas 'puros' en cuanto a moral y valores. Aunque pasa -a veces- que al hacernos mayores nos amargamos. Lo bueno es que es eso pasa 'a veces' porque maestros de los buenos con tus valores y amor por la carrera felizmente abundan, claro que si. Una vez mas, generalizar no es lo adecuado.

Saludos y 1 tulipan amarillo que te sonríe, Yanina

MJ dijo...

Lo que cuentas es absolutamente cierto. No hay estudiante de medicina que realmente haya establecido una relación estrecha con su paciente que alguna vez no haya organizado una "chancha" para cubrir algún gasto de un paciente necesitado. Yo recuerdo muchos de esos casos cuando era estudiante en el H. Loayza. Esas cosas si bien no son académicas ayudan a la formación del médico como ser humano sensible y solidario y son igual de importantes. Esa real identificación con el que sufre la obtenemos al enfrentarnos a la realidad del sistema sanitario estatal y el aprender a "stockearnos" es una de esas lecciones que solo se aprende en la práctica. Que hay de todo en esta profesión como en todos lados es cierto, sin embargo estoy segura que son más los que dan el ejemplo de profesionales con vocación real de servicio y comprometidos con su paciente. Ese es el médico peruano, pocas veces visto desde una perspectiva justa.

El perro andaluz dijo...

"Justos pagan por pecadores," sería el refrán que encaja bien en este post.
Imaginate si te vas a poner a explicarle a todo el que te impreca en las narices, te volverias psicólogo, para curarte a ti mismo.
Un abrazo.

Carmen dijo...

Sí, felizmente siempre a pesar de todo...hay más buenos que malos. Saludos,

Anónimo dijo...



Que bacan!
contaste la historia de la pollada :)
Es verdad, la gente tiende a generalizar y es una pena.
Muchas personas hablan solo porque tienen boca, pero no se ponen a pensar en las cosas...
Como ya te lo he dicho antes, que rico es tenerte por aqui, para que nos cuentes tu lado de la historia.


Un besote enorme.
te extraño harto!!!!

(ya falta poco)
:(


Mua!

Ana Lucía dijo...

como dice Allan, " Justos pagan por pecadores " y eso se da en todos los ambitos,,
hay medicos de todo, como hay gente de todo, en todos lados,, lo importante es que USTED MI AMIGO DOCTOR, no es asi! ;o)

El Diario de María Elena dijo...

Ayyyyy me has hecho recordas la cantidad de suturas, dopaminas, bicarbonatos, vias, órdenes de laboratorio selladas (exoneradas) por la asistenta social con nombres del paciente que ya estaba de alta, vigos, metamizol, atropina, diclofenaco, paracetamol, ceftriaxonas etc etc etc todo lo que tenía en mi stock... de hecho el campeón era mi amigo Nico a quien no le faltaba ni vancomicina, catéteres centrales, foleys etc etc...

Doctor Monique dijo...

Hola, muy buen post... de seguro te interesará saber acerca de otros casos no tan dignos de mención protagonizados por "ejemplares" estudiantes de medicina:

Una Nueva Esperanza
Crónica de una Conversación Telefónica

Casos de la vida real.
Saludos

Nam dijo...

Hay de todo en este jardín del Señor, como dije comenzando el post, hay personajes de los cuales no vale la pena hablar, lo malo es que, como dicen todos, a veces las cosas se generalizan.
Doctor Monique, leí sus dos relatos, de ser ciertos, pues esos "estudiantes" dudo que puedan ser un ejemplo de algo mas que de como NO debe ser alguien que tiene una responsabilidad tan grande. Y una vez mas, no vale la pena.
A todos los amigos bloggers, mil disculpas por estar lejos de este medio, pero las obligaciones en el laboratorio las últimas semanas se han multiplicado, sin embargo puedo decirles que aunque no todos los dias, los leo; al menos trato de hacerlo para no sentirme tan alejado de esta esfera a la cual me gusta mucho visitar y de la cual me siento parte.
Un gran abrazo para todos.

Danza Invisible dijo...

Lo sospeché desde un principio.

Cierto, justos pagan por pecadores. Pero de todos modos, no hay justificación para el maltrato al que algunos malos profesionales someten a los pacientes. Y todavía quieren que uno les reviente cuetes.

Elizabeth P.R dijo...

Este post tuyo merece ser colgado en alguna vitrina. Creo que estudiar medicina en Peru tiene este gran valor agregado a nuestra formacion .. y si no eres sensible a ello, entonces mejor caeria ser Ingeniero (sin ofender a los ingenieros), pero quien mas soportaria las quejas y gemidos de dolor ajeno por la madrugada?, o quien mas ventilaria horas de horas a un paciente, hasta que tus dedos se adormezcan y duelan...
Los a;os de formacion aqui son una gran prueba de vocacion, cosa privilegiada, ya que en otros paises la formacion medica es distinta y terminan sin la menor idea de "que significa ser un paciente" ... es tiempo de ventaja el que llevamos.
Saludos!
Elizabeth

alfredo dijo...

yo creo que es el WoW el que te tiene sin pasar por la blogosfera

te estamos perdiendo por el juegooooooooo

nooooooooooooooooooo

Dragón del 96 dijo...

Desconocia lo que sucedia detras de las paredes del hospital, cada vez me sorprendo que cosas como estas existan.

Como dijo Alfredo, facil es criticar pero mas dificil es dar un buen comentario.

Slaudos.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Nam dijo...

Disculpa, publique el comentario y luego me di cuenta que este tenia tu direccion de correo, es la razon por la cual lo he borrado del post.